Dale a Jesús la alegría de ser tu Salvador

Porque cuando me das tus pecados,
me das la alegría de ser tu Salvador

Dice Jesús:

Nunca debes dudar de mi misericordia
de mi deseo de perdonarte
de mi anhelo de bendecirte
y de vivir mi vida en ti.

Yo te acepto sin importar lo que hayas hecho.
El pecado nunca te puede satisfacer ni darte la paz que anhelas.

Todo lo que has buscado fuera de mi, solo te ha dejado más vacío,
así que no te ates a las cosas de este mundo,
y sobre todo, no te alejes de mi cuando caigas,
ven a mí sin tardar,
porque cuando me das tus pecados,
me das la alegría de ser tu Salvador.

En palabras de la Madre Teresa de Calcuta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *