Sandra

“Me gustó mucho el Taller…conforme fueron pasando las semanas, cada vez me entusiasmaba más e iba con mucho gusto. Me siento muy feliz por haberme regalado la gran oportunidad de conocer y contactarme verdaderamente con Dios. En el taller aprendí por primera vez en mi vida a sentirlo, a recibirlo en mi corazón y a lograr que permanezca y viva dentro de mí cada día. Este taller es la mejor experiencia espiritual que he vivido..pude ver, sentir y palpar en todas estas semanas como se ha transformado mi vida tanto interna como externamente de una manera impresionante con sólo haberle abierto las puertas de mi mente y de mi corazón a mi Padre Celestial Dios, pero sobre todo a Jesús…Mi compromiso a continuar comienza de ahora en adelante, recordando todas las herramientas que recibí en el taller, pero sobre todo poniéndolas en práctica…Gracias por apoyarme y por ser un canal de Dios para que haya recuperado mi fe, mi amor, mi confianza y mi seguridad!!”

Juan

A dos conclusiones fantásticas llegué después de vivir el Taller: Primero: Ha sido maravilloso el encontrarme conmigo mismo tal como soy, entender qué me pasa, y saber que Dios me ama tal cual soy. Y lo otro: Haber descubierto la Sagrada Media Hora. Cada día que la vivo me doy cuenta que crezco en paciencia, comprensión con el prójimo. He descubierto que el poder de la oración es formidable. Muchas cosas que antes me molestaban ahora ya las dejo pasar. No les doy importancia.
Me ha hecho tanto bien que oráramos a lo largo de la semana, entre sesión y sesión, los unos por los otros. Me dio una fuerza impresionante para afrontar situaciones muy delicadas. 0currieron milagros. Y estoy agradecido y feliz”.

Tallerista

(…) De manera inesperada llego a mi el aviso y la invitación para el Taller de Oración y Vida. Ese momento brilla siempre en mi mente y en mi corazón. Así sencillamente, el taller de oración y vida entro en mi vida, poniendo luz a las partes oscuras de mi vida dándome conocimientos certeros para seguir caminando hacia Dios, nuestro padre celestial.

(…) El concepto de oración cambio totalmente para mi… antes hablaba de Dios… ahora hablo con Dios. Otro gran logro para mi es el silenciamiento que aprendí. Con esto logré sosegar mi espíritu, aquietar mi corazón, dispersarme menos.

Abandonarme en Dios, otro gran logro para mi, ahora enfrento las dificultades de otra manera, todo pongo en manos de Dios que todo transcurra de acuerdo a su voluntad y no la mía.

(…) Ahora aprendí a pedir perdón a suplicar piedad, a pedir compasión. Esto lavó gran parte de mi alma, disciplina, orden, silenciamiento, abandono, aprendizaje.

Hablar con Dios…

Me dieron una nueva visión de mi vida y así poder vivir en la paz y alegría de Dios con mis seres más queridos y el prójimo. Ahora estoy dichosa de poder saber como buscar el rostro de Dios por el camino de la fe y esperanza!!

Olga

Cuando recibí el volante en mi edificio invitándome a vivir un TOV, creí que me sería bueno vivirlo por cultura general. Y mi sorpresa fue gigante. Me encontré con un profeta: Padre Ignacio. Enseña con mensajes simples cómo descubrir al Dios de Jesís. Cómo aprender a relacionarme con Dios.

En mi educación católica no tuve como norte leer la Biblia. Ahora lo tomo como algo propio. Ha sido un tremendo descubrimiento meditar los textos, descubrir qué me dicen a mí para mi vida de estos momentos.
Ha sido el taller más importante de mi vida, y eso que he vivido muchísimos a lo largo de los años. Estoy fascinada. No tengo otra palabra para decirlo. A través de los Mensajes de Padre Ignacio en las sesiones y la Oración Nª 60 del librito “Encuentro” me convertí en mariana. Me ha dado tanta fuerza ver que una persona como yo fue capaz de entregarle un cheque en blanco a Dios. ¡Nunca pensé que Dios me querría tanto. Pero semana a semana fui descubriendo que es así! El Taller me ha enseñado a darle un espacio a Dios en mi vida.
Estoy feliz.

Patricia Rosas

Entonces un día una querida amiga me llamó por teléfono y me dijo: mañana inicia un Taller de Oración y Vida que es del Padre Ignacio Larrañaga, es universal, es decir no tienes que ser de una religión específica, sino sólo desear aprender cómo Orar, que es muy diferente a rezar… es decir que a través de la oración empiezas a crear tu relación personal con Dios… Cuando escuche eso, mi corazón empezó a latir con mucha fuerza… y le dije a mi amiga: ¡ahí estaré!… desde entonces los milagros en mi vida empezaron a ocurrir. Yo no soy Coach espiritual como existen en algunos lugares. Este día sólo soy un testimonio de que Dios hizo en mi maravillas, que me brinda dirección, sabiduría y fuerza.

Hoy quiero invitarte a escuchar tu corazón y ver que te dice. Este es mi camino espiritual, aquí fue donde encontré la manera o herramienta para alimentar mi espíritu, con método, orden y disciplina. En una palabra el “COMO RELACIONARME CON DIOS”.

Quisiera aclarar que mi trabajo como Terapeuta y Coach van enfocados 100% al plano terrenal, mente y materia (resultados), pero en lo personal mi relación con Dios la empecé a desarrollar con el camino que me mostró el TOV y entonces aquí es donde una vez más reitero y confirmo que somos espíritu, mente y cuerpo y que una vez que encuentras las herramientas para desarrollar cada uno de estos aspectos y las utilizas, entonces empiezas poco a poco a acercarte a la plenitud de vida.