Tallerista

(…) De manera inesperada llego a mi el aviso y la invitación para el Taller de Oración y Vida. Ese momento brilla siempre en mi mente y en mi corazón. Así sencillamente, el taller de oración y vida entro en mi vida, poniendo luz a las partes oscuras de mi vida dándome conocimientos certeros para seguir caminando hacia Dios, nuestro padre celestial.

(…) El concepto de oración cambio totalmente para mi… antes hablaba de Dios… ahora hablo con Dios. Otro gran logro para mi es el silenciamiento que aprendí. Con esto logré sosegar mi espíritu, aquietar mi corazón, dispersarme menos.

Abandonarme en Dios, otro gran logro para mi, ahora enfrento las dificultades de otra manera, todo pongo en manos de Dios que todo transcurra de acuerdo a su voluntad y no la mía.

(…) Ahora aprendí a pedir perdón a suplicar piedad, a pedir compasión. Esto lavó gran parte de mi alma, disciplina, orden, silenciamiento, abandono, aprendizaje.

Hablar con Dios…

Me dieron una nueva visión de mi vida y así poder vivir en la paz y alegría de Dios con mis seres más queridos y el prójimo. Ahora estoy dichosa de poder saber como buscar el rostro de Dios por el camino de la fe y esperanza!!